¿Quiénes somos?


La Escuela de Música Sinfónica de Pérez Zeledón fue fundada en el año de 1994 como un proyecto de la Universidad Nacional, con el objetivo de brindar oportunidades de formación musical a niños y jóvenes de la región. Para su funcionamiento, en 1996, se constituyó  la Asociación Escuela de Música Sinfónica de Pérez Zeledón, la cual cuenta con el respaldo de la Municipalidad de Pérez Zeledón y el Ministerio de Educación Pública, quienes conjuntamente con la Universidad Nacional aportan los recursos económicos y humanos para el normal desarrollo de sus actividades.

La Escuela de Música Sinfónica nace por una iniciativa del académico Wilberth Vargas Guerrero. Las primeras clases se desarrollan en la instalaciones de la Escuela Pedro Pérez Zeledón con una población de 60 estudiantes entre niños y jóvenes, atendidos académicamente por cinco profesores en áreas elementales como lectura musical, instrumentos complementarios (flauta dulce, canto, guitarra) e instrumentos sinfónicos.

Actualmente (2024) la matrícula es de 242 jóvenes estudiantes entre 5 y 18 años, quienes reciben una formación integral en materias teórico prácticas, instrumentales y de conjunto. Los procesos de formación son impartidos por 19 profesores especialistas en la enseñanza y ejecución de distintos instrumentos sinfónicos. El apoyo administrativo lo brindan cinco funcionarios en funciones de coordinación y gestión, una trabajadora en conserjería, y uno en mantenimiento, para un personal total de 26 trabajadores directos.  Cuenta con 9 conjuntos sinfónicos desde conjuntos iniciales hasta conjuntos de nivel intermedio manteniendo un alto nivel de ejecución. A partir del año 2014 estamos en el campus de la Universidad Nacional, Sede Región Brunca, en una nueva edificación diseñada para la enseñanza de la Música.

La estrategia de enseñanza y aprendizaje que imparte la escuela se caracteriza por ser de carácter constructivista. El cual busca lograr mediante la música inculcar en los jóvenes valores como la disciplina, respeto, compañerismo y la honestidad; esto les permite incursionar positivamente en el campo académico y laboral, ya que la mayoría de alumnos que deciden seguir estudios lo hacen con sobresalientes notas de admisión en prestigiosas universidades nacionales e internacionales. También existe la posibilidad de que los egresados se incorporen como profesores de educación musical, gracias a un convenio con el Ministerio de Educación Pública quienes los acreditan como Técnico Medio en Música.

En el transcurso del tiempo la escuela se ha posicionado a nivel local y nacional como una institución de prestigio, producto de la puesta en escena de numerosos conciertos, recitales y el desarrollo de talleres en diferentes comunidades rurales de la Región Brunca.

En nuestra escuela formamos estudiantes con un alto nivel en la ejecución instrumental, así como en las materias adjuntas a la música, lo que nos permite realizar interpretaciones de alto nivel, ofrecer conciertos para el disfrute personal y elevar el espíritu cultural de nuestra población. De esta manera hemos provocado la descentralización de la cultura musical sistematizada, que hasta el momento estaba reservada para la población del Valle Central de Costa Rica.